Análisis Critico de “La Juventud en Peligro” por Gisselle Picón

Análisis crítico: “La Juventud en Peligro”
Autor: Remedios Falaguera
Año: 2009
Titulo: Ecclesia Digital
Volumen y número: http://www.revistaecclesia.com

¿Cuál es la relación entre el artículo y la Dignidad del ser Humano?

El autor expone en su artículo sobre como el asesinato de una menor debería plantear un debate profundo en la sociedad. No se refiere solo por la conmoción y el rechazo que nos produce la muerte de una menor a manos de un energúmeno que descargo sobre ella sus frustraciones infantiles sin el más mínimo escrúpulo, al que le deseamos la cadena perpetua. Ni tampoco por la indignación de ver la complicidad de unos jóvenes que le ayudaron a deshacerse del cuerpo y a ocultar lo sucedido, como si fuese lo más habitual en las noches de botellón, sin aparentes signos posteriores de remordimiento de conciencia de cada persona y de este modo reforzar nuestra dignidad de ser humano.

¿Cuáles son las fuentes principales que utilice el autor?

El autor utiliza como fuente principal el caso del asesinato de Marta del Castillo, esta chiquilla de tan solo 17 años de edad.

¿Cuál es el marco de referencia o perspectiva teológica del autor?

La perspectiva del autor es católica liberal, la cual expone un punto de vista claro. No podemos mirar hacia otro lado. Indudablemente existen casos que requieren un tratamiento profesional específico pero este no es el caso, pero estas muestras cada vez más habituales de violencia no son hechos aislados o pasajeros. Ni muchísimo menos. Sino más bien, por mucho que nos incomode, son el precio que hay que pagar por no haber previsto las consecuencias de la falta de cariño, dedicación y firmeza en la educación de nuestros hijos. Utiliza como marco de referencia el concepto del hedonismo que promueven los medios de comunicación y los nuevos modelos de conducta que presenta la sociedad hacen que nuestros niños y jóvenes , observen, interioricen y traten de imitar lo que ven, lo que muchas veces no es precisamente lo correcto.
¿Cuál es la posición principal del autor?

La posición principal del autor se refiero a un examen personal y sincero de los padres, los educadores, la comunidad política y los medios de comunicación sobre si la educación que les estamos ofreciendo a nuestros niños y jóvenes está encaminada a enriquecer sus facultades físicas, intelectuales y morales; o si bien, nuestro modo de hacer nos convierte en “cómplices por omisión” de estos hechos macabros, que nos recuerdan que ante nuestra incapacidad de asumir la responsabilidad y las consecuencias de nuestra permisividad, la falta de autoridad y la carencia de límites en la educación de las nuevas generaciones , les estamos abocando a un peligro inminente.

¿Haga un resumen breve de los planteamientos del autor?

El autor nos plantea el vacío, la confusión y la ambigüedad que existe en la llamada educación afectiva y sexual de nuestros niños y jóvenes, dista mucho de enriquecer a las nuevas generaciones, fortalecer su carácter y mover su voluntad para conseguir una vida digna. Al contrario. La permisividad de los padres, el hedonismo que promueven los medios de comunicación y los nuevos modelos de conducta que presenta la sociedad hace que nuestros niños y jóvenes, observen, interioricen y traten de imitar lo que es correcto socialmente hablado, predisponiéndoles, a menudo, a que la falta de respeto por la vida humana, la violencia domestica y el egoísmo se convierta en algo normal, e incluso provocando en ellos un desequilibrio afectivo cada vez mayor. Dándole un ejemplo de esto es la indignación de ver la complicidad de unos jóvenes que le ayudaron a deshacerse del cuerpo y a ocultar lo sucedido, como si fuese lo más habitual en las noches de botellón, sin aparentes signos posteriores de remordimiento en su conciencia.
¿Cuáles son las fortalezas del artículo?

El autor se expresa de una forma clara y realista de lo que sucede en el mundo en cuanto la permisividad de los padres, el hedonismo que promueven los medios de comunicación y los nuevos modelos de conducta que presenta la sociedad hace que nuestros niños y jóvenes, observen, interioricen y traten de imitar lo que es “socialmente correcto”, predisponiéndoles, a menudo, a que la falta de respeto por la vida humana, la violencia domestica y el egoísmo se conviertan en algo “normal y cotidiano”, e incluso, como en este caso, provocando en ellos unos desequilibrios afectivos cada vez mayores.

¿Cuáles son las debilidades del autor?

La debilidad del autor en este artículo es que a mi entender es demasiado corto, entiendo que debió brindar más información sobre el caso de Marta y abundar en otros casos solo el de la menor. Pero esto no le quita que su artículo por esa razón no haiga estado completo si debió abundar más sobre ciertos aspectos para brindarle a lector la oportunidad de concientizar y darse cuenta que esto que se plantea en este caso se vive alrededor del mundo. Otro punto es que autor no menciona la fuente espiritual como alternativa para mediar un poco la situación vivida alrededor del mundo entero.

¿El autor logro convencerte de su tesis o no porque?

El autor si logro convencerme en su artículo ya que es un tema muy importante e impactante ya que esto aunque nos duela es la triste realidad que estamos viviendo en todas partes del mundo. Es triste constatar, los padres somos unos expertos en esto, como intentamos tirar balones fuera, o escondemos la cabeza en el trabajo, el activismo frenético, el ruido y el placer del momento para evitar el esfuerzo y el compromiso que se necesita en la inevitable lucha en una educación “contracorriente” que tenemos ante nosotros, cuanto menos, en lo que se refiriere a tomar medidas para prevenir actitudes agresivas y violentas de nuestros hijos. Doy por supuesto, como madre no podría ser de otra manera, las buenas intenciones de los padres para enseñar a sus hijos quiénes son y a dónde van. Lo que no doy por supuesto es que los responsables de la educación de nuestros jóvenes tengamos muy claro qué está ocurriendo, cómo queremos cambiarlo, por qué y, sobretodo, qué modelo a imitar, claro, recio y “apetecible”, nos ayudará a lograr una formación moral y afectiva suficiente en nuestros niños y jóvenes de hoy. El reto de poner nuestro empeño, nuestra experiencia, nuestra ciencia y nuestra dedicación al servicio de las nuevas generaciones, de orientar su capacidad de amor y entrega, de descubrir el bien y vivirlo, de saborear la satisfacción del ejercicio de los valores como “antídoto para el suicidio moral de nuestro tiempo”, es un esfuerzo que vale la pena.

Etiquetas:

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: