Análisis Crítico de: “Prevención de las adicciones en las instituciones educativas,” por Sujeil Torres

1. Título del artículo
“Prevención de las adicciones en las instituciones educativas”
2. Autor del artículo
El autor del artículo es Juan Pablo Berra
3. Año en el que se publicó
2003
4. Título de la Revista Profesional de Teología
Este artículo fue obtenido de la Revista Profesional Criterio.
5. Volumen y número
Número 2279, volumen II
6. ¿Cuál es la relación entre el artículo y la Dignidad del ser humano?
Este artículo está estrechamente entrelazado con la Dignidad del ser humano, ya que plantea la problemática existente que corrompe la integridad moral del individuo (el consumo de la droga y alcohol), y presenta alternativas que requieren la aceptación de normas de proceder o conductas, que de no seguirlas contribuirán a la perdida de la dignidad.
La dignidad comprende ejercer una autodisciplina para poder discernir entre las acciones de bien y mal. Esto se ve entrelazado en el artículo, ya que el autor como idea fundamental presenta al ser humano como uno capaz de desarrollar una autodisciplina en los patrones de su comportamiento que lo estimulen a crear conciencia ante ésta situación, siempre y cuando acepte la ayuda que se le brinde en su entorno (familia, escuela y pares) para salir de la adicción.
7. ¿Cuál es el marco de referencia o perspectiva teológica del autor?
El marco de referencia del cual parte el análisis del autor es católico liberal, ya que este plantea la problemáticas social de la adicción, en la cual responsabiliza de cierta manera a la iglesia, pero a su vez enfatiza sobre la unión de la escuela y la familia como agentes cristianos de cambios indispensables en la conducta que corrompe al ser humano. Este se enmarca en una perspectiva liberadora, que percibe democráticamente de forma directa la deshumanización moral. Se fundamenta en una iglesia que acoge a los que tienen fe y a los que han perdido la fe. Iglesia católica liberal que no levanta barreras alrededor de sus altares y acoge a todos los que buscan una iluminación espiritual. Además, parte de la responsabilidad del individuo de aprender de sus propios errores, los cuales lo acercan espiritualmente a Dios, no tan solo para descubrirse a sí mismo, sino para acrecentar su fe y mejorar como cristiano.
8. ¿Cuáles son las fuentes principales que utiliza el autor?
Una de las fuentes que utiliza el autor es la Carta de los Derechos de la Familia. Esta es utilizada como referencias en sus planteamientos para comparar y contrastar el aspecto de la problemática social de las adicciones a drogas, impactando al individuo como ente social e individual, siendo la familia el andamiaje y el apoyo en la educación de los adolescentes. Por otro lado, enfatiza la responsabilidad que tiene la escuela en la formación de los adolescentes, donde tanto, personal docente como miembros de la familia forjen la educación.
9. ¿Cuál es la posición principal del autor?
La posición principal del autor en su artículo va dirigida a la prevención de las adicciones en las instituciones educativas. Este responsabiliza tanto a la iglesia como a la familia y escuela ante esta problemática, ya que en sus escritos sostiene que todas las partes no se han centrado en el problema, sino que han analizado esta situación pero no han actuado de forma concreta y responsable ante ella. Este postula el desafío que deben enfrentar la familia y la escuela ante la educación de los adolescentes para tomar riendas ante esta problemática, estableciendo estrategias de acción que involucren a todas las partes en el proceso, para de esta forma lograr una transformación íntegra en el individuo.
10. Haga un resumen breve de los planteamientos del autor.
Berra, J. (2003), en su artículo: Prevención de las adicciones en las instituciones educativas, analiza y plantea la problemática existente sobre el consumo irracional de las drogas y el alcohol en los adolescentes, enmarcándolo desde la perspectiva educativa y centrándose en las instituciones católicas. El autor presenta no tan sólo un análisis de ésta problemática social, sino que postula alternativas y diversos métodos de acción para contrarrestar y concientizar al adolescente sobre las consecuencias del consumo del alcohol y las drogas. Además, este hace mención sobre la responsabilidad que ejerce la escuela ante esta problemática, ya que plantea que la escuela debe ser el centro de apoyo primordial para la prevención de las adicciones en los alumnos; esto debido a que los estudiantes la mayor parte del tiempo están bajo la tutela del personal docente (maestros).
El autor postula cuatro hipótesis, las cuales son utilizadas como marco de referencia en su artículo para de esta forma presentar desde diversas perspectivas el impacto que genera esta problemática en los adolescentes, concentrándose en el aspecto emocional, social e intrapersonal en el entorno del alumno. Estas cuatro hipótesis son:
1. Escuela como espacio privilegiado donde se puede y debe prevenir el consumo irracional del alcohol.
2. Instituciones educativas: juegan un rol en la prevención de las adicciones, a veces más importantes que el desempeño por las mismas familias.
3. Los colegios cuentan con recursos humanos adecuados para generar agentes de prevención.
4. Las entidades que se dejen interpelar por la problemática de las adicciones podrán adecuar sus políticas de enseñanza a las necesidades reales de los alumnos y así mejor su oferta educativa.
Dejándose guiar por estas hipótesis, Berra, J. (2003) sostiene que hay varias constantes que favorecen el consumo del alcohol y las drogas, lo que promueve el acrecentamiento de las mismas. Estas son:
1. Consumo socialmente aceptado: donde enfatiza que los medios de comunicación han transformado el consumo del alcohol en una no droga, siendo este aceptado como método de diversión; donde los padres y maestros no son conscientes de que este consumo irracional puede acrecentar graves consecuencias de adicción.
2. El alcohol como droga de iniciación: donde el adolescente parte desde el consumo del alcohol, ya sea en fiestas o en los predios de la escuela. Es aquí donde sus pares generan influencias negativas, donde se encaminan al consumo de drogas por primera vez debido a que estos no tienen sano juicio ante lo que hacen por el efecto del alcohol.
3. Drogodependencia: se cumple con el alcohol, ya que esto se debe a la apología que normalmente hace el adicto, como parte de su enfermedad.
4. Adicción como enfermedad evolutiva: donde el autor imparte importancia en la detección temprana para actuar de inmediato, para de esta forma lograr resultados incipientes ante esta manifestación.
Para evitar que estas constantes mencionadas anteriormente acreciente en los jóvenes, el autor sostiene que la escuela debe aceptar el desafió de prevenir las adicciones, teniendo como objetivo el promover una mejor calidad de vida en la familia, favoreciendo así una transformación en la educación que se ofrece y se recibe. Presenta como punto de partida para combatir y disminuir las adicciones la colaboración de padres y maestros en la participación de talleres que los capacite para constituir un equipo promotor en la prevención de las adicciones, donde se informe de forma impactante las consecuencias terminales que pueden atentar contra su vida. Por ultimo, como método de acción propone a las escuelas el promover una política educativa cuyo objetivo sea generar un espacio de capacitación y formación permanente para padres, ya que este plantea que las acciones que verdaderamente transforman son aquellas en las que se involucran a todo el núcleo familiar.
11. ¿Cuáles son las fortalezas del artículo?
Como fortalezas encontradas en este artículo puedo mencionar que éste presenta la problemática social de las adicciones a drogas y alcohol desde una perspectiva no tan solo analítica, sino que a su vez plantea diversas estrategias de acción que conducen al lector a tomar conciencia y acción ante esta situación. Además, sus argumentos son presentados de manera objetiva, donde no permite que sus opiniones o consideraciones personales interfieran en sus juicios o planteamientos, lo que permite que este plantee la realidad existente. Por otro lado, fundamenta su análisis ante esta problemática con documentos que sustentan sus planteamientos, como “La Carta de Derechos de la Familia”; la cual enfatiza la responsabilidad que deben asumir padres y educadores para forjar una educación integral a los adolescentes.
12. ¿Cuáles son las debilidades del artículo?
En cuanto a debilidades en este artículo puedo detallar sólo una. El único factor encontrado, en el cual considero que el autor pudo abundar más lo fue en el aspecto de fundamentar sus planteamientos, ya que este para fundamentar los mismo pudo haber utilizado varias fuentes cristianas que le dieran solidez a su escrito, para de esta forma centrar sus conclusiones y acciones ante esta problemática no tan solo desde la perspectiva familia-escuela, sino que esta a su vez fuera encaminada a la integración de la iglesia como agente mediador de responsabilidad ante la ayuda al prójimo.
13. ¿El autor logró convencerte de su tesis o no, y por qué?
El autor logró convencerme en su artículo sobre la problemática existente ante la falta de responsabilidad tanto de la escuela, familia e iglesia para asumir una verdadera prevención hacia las adicciones en las instituciones educativas. Este plantea argumentos reales que concientizan de manera diferente al lector, ya que argumenta y ofrece estrategias prácticas que permiten a las personas actuar ante los problemas para resolverlos.
Otro de los factores en el articulo que logró convencerme lo fue la alternativa propuesta por Berra, J. (2003), donde presenta la estrategia de “escuela abierta”. En esta enfatiza a la escuela como agente para promover una política educativa cuyo objetivo sea generar un espacio de capacitación y formación permanente para padres, donde se involucre al estudiante, padre y personal docente en talleres que informen y creen conciencia sobre los agentes de prevención a las adicciones. Considero que esta estrategia es la forma más práctica de contrarrestar esta problemática, ya que esta generaría hábitos de vida saludables que estimulen la calidad de vida del individuo, siendo la interacción entre estos dos entornos (familia y escuela) los dos aspectos fundamentales para la transformación social, espiritual y emocional del adolescente partícipe de la adicción.
Para concluir, estoy de acuerdo con el autor en cuanto a que el adolescente necesita un estímulo tangible a seguir, o sea una persona que lo guíe y lo estimule a enfrentarse ante las circunstancias de la vida sin temores ni ataduras. Es aquí donde la escuela, la iglesia y la familia ejercen un papel protagónico, ya que estas complementan el balance en esta etapa tan difícil del ser humano en la adolescencia. Si logramos la unión y la hermandad familiar, eclesial y educativa con nuestro estudiantado estaremos forjando una transformación sin límites, capaz de trascender fronteras.

Etiquetas:

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: