Critique: “Evangelización y dignidad humana”

Por: Marilyn Núñez Pérez

Autor: Martín Gelabert

Año de Publicación: marzo 2001

Revista Profesional de Teología: Razón y Fe

Tomo 243, número 1.229

La relación entre el artículo y la dignidad humana está en la defensa que

tiene el autor en considerar que Dios ama incondicionalmente a todos y a cada

uno de los seres humanos, con un amor activo y generoso desde el comienzo de

la historia de cada hombre. Donde la relación entre el Evangelio y la dignidad

humana, amplia y extiende el concepto de Evangelización, y donde la dignidad

humana solo alcanza toda su profundidad en el Evangelio.

El marco de referencia del autor es el de un católico conservador.

Las fuentes principales que utiliza el autor son las Sagradas Escrituras y

Documentos del Vaticano II; aparte de que el autor es un Catedrático de la

Facultad de Teología de Valencia.

La posición principal del autor es que el amor y la vida que Dios quiere

para cada uno de nosotros se percibe en la palabra de Dios. Pero que también

hay algo en nosotros, los seres humanos, que nos hace dignos de su amor; ya

que somos hechos a su imagen. Que cada hombre es el alter ego de Dios y, por

lo tanto, un atentado contra el hombre es un atentado contra la dignidad de

Dios.

Haciendo un breve resumen de los planteamientos del autor, cabe señalar

que un punto importante sería que el Evangelio manifiesta la dignidad humana

porque la dignidad es la cualidad de lo digno, por lo tanto merece consideración

favorable y respeto. Es hacer el bien a los demás, levantando al hombre de las

opresiones, porque un amor así manifiesta grandemente la dignidad del amado y

de la gran valía e importancia que tiene como ser humano. El Evangelio

garantiza la dignidad humana; esto dicho de otra manera, significa que Dios

quiere justicia, paz y amor para nosotros; que tengamos vida eterna, que

seamos salvos, y para poder lograr todas esas cosas, hay que integrar todas las

dimensiones de lo humano en un proyecto de felicidad completa y, más aún,

estable. Cuando anunciamos a Cristo y su Evangelio, es como mejor la Iglesia

defiende la dignidad de la persona humana porque las leyes humanas se

fundamentan en la idea de justicia, ya que el Evangelio nos llama a vivir en el

amor, la armonía y la paz. De esta manera queda al relevo que la justicia sola

no es suficiente para el logro de una auténtica humanidad, ya que la justicia de

los tribunales pueden obligar a la gente a proporcionar el pan del cuerpo, ósea,

cosas materiales, pero, no pueden obligar a nadie a dar el pan del amor.

El seguimiento de Cristo se convierte en la perfección de lo humano ya

que el que sigue a Cristo se perfecciona cada vez más en su propia dignidad de

hombre. La Evangelización como concepto complejo, se da de la relación entre

la primera, y la dignidad humana, donde hay que tener cuidado con el modo en

que se predica el Evangelio, ya que de eso depende dicha interpretación de

modo que el mensaje llegue claro. Cabe señalar que tenemos que

transformarnos de adentro hacia afuera; hacer cambios en nuestras actividades

personales y sociales para de esta manera, por medio de los sacramentos, lograr

una conversión, que a la larga es la que nos inserta en el gran proyecto de Dios.

El modo de la Evangelización como diálogo forma parte de la cultura y de

la religión en las que viven los destinatarios del anuncio de Cristo, ya que ambas

son dos modos de ser; y atacar la identidad es atacar la dignidad de la persona.

Por eso es que teniendo en cuenta la dignidad humana, la Iglesia excluye la

condenación apriorística; que no es otra cosa que el método en el que se emplea

sistemáticamente el razonamiento. Teniendo esto en cuenta, el diálogo no nace

de una táctica, es más bien una actividad con motivaciones y dignidad propias,

que exige un profundo respeto por todo lo que el Espíritu ha obrado en el

hombre. Tenemos que saber que el diálogo nos enriquece, que la cultura y la

religión forman parte de nuestra naturaleza como seres humanos y de esta

manera, el Evangelio muestra su arraigo en la dignidad de las personas y al

mismo tiempo edifica nuestro ser. La verdad en la caridad no es otra cosa que

hablar con la verdad. Cristo es la verdad, pero hay que predicar esta verdad

condicionada y dirigida al amor, teniendo en cuenta las capacidades que posee

cada ser humano para entender y retener dicho mensaje. Utilizar las palabras

más amorosas y entendibles para que el mensaje no cree falsas expectativas ni

fanatismo; ya que el fanatismo nos lleva por senderos de intolerancia y caminos

obscuros que nos alejan del mensaje de Cristo. La verdad está en la vida, con

todo aquello que nos llena de felicidad, pero a la misma vez, nos llena de

valores, nos hace tener mejores relaciones con los demás. El amor es sinónimo

de la verdad, de modo que una verdad sin amor es falsedad, ya que el

cristianismo no puede ser una verdad sin amor. Es comprender la postura del

otro, ponerse en su lugar, respetar la negativa del otro, aunque esté equivocado

y aún así amarlo y respetarlo. Esto es lo que nos hace dignos seres humanos

ante los ojos de Dios.

Las fortalezas de éste artículo son que el autor no habla por el mero

hecho de hacerlo, sino que refuerza su teoría en las Sagradas Escrituras y en

Documentos del Vaticano II. Tiene donde buscar su fuente de información para

el que dude que no es cierto lo que él está exponiendo en su artículo.

La debilidad del artículo recae en el uso de palabras teológicas que no

siempre son entendibles sin la ayuda de un diccionario y a veces pierde el

enfoque entre párrafo y párrafo.

El autor logra convencerme de todo lo expuesto en su tema ya que

domina lo que está hablando, apoyando su verdad en la Biblia y no hay manera

de poder refutar lo que hay está escrito. Se ampara del amor a la dignidad

humana sin alejarse de cual es su tema central; que es la Evangelización. No

tiene un solo punto de vista, sino que invita al lector a integrarse en su artículo

sin tentarlo a caer en el fanatismo.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: