Critique de “Eutanasia y Suicidio Asistido”

por Gustavo A. Molina Vargas 

 

              I.      Título: Eutanasia y Suicidio Asistido

           II.      Autor: Alberto J. Benítez Olives

         III.      Año: 2005

        IV.      Título de la revista professional de Teología: Criterio

           V.      Volumen y número: IV  Núm. 2303

        VI.      Relación entre el artículo y la dignidad del ser humano: El artículo plantea una problematica que  en las últimas décadas  se encuentra en la palestra pública. Podemos establecer que éste plantea la situación referente a la dignidad del ser humano en cuanto a si el mismo tiene o no la potestad de decdir cuándo y dónde debe morir por medio de un proceso llamado eutanasia. Como un ejemplo comparativo puede utililizarse el caso de Terri Schiavo, donde su esposo se enfrentó legalmente a los padres la hoy día ocisa, para desconectarla de la máquinas que la mantenían viva. En este caso el esposo alegaba estar cumpliendo el deseo de la enferma, quién se lo comunicara en un momento dado, antes de su fatal incidente. Por otro lado sus padres ripostaban que como mujer cristiana, ella nunca hubiera aceptado este la eutanasia. Como es de apreciarse este tema toca directamente lo que llamamos un dilema moral y religioso, en el cual se utiliza como punto de partida la dignidad de la persona que desea morir para evitar seguir sufriendo.

      VII.      Marco de referencia o perspectiva teológica:  El autor tiene una perspctiva teológica católico conservador, ya que utiliza textos del Catecismo Católico. Además se hace eco de las posturas de Juan Pablo II en varias ocaciones. Es imperativo mencionar que muchas de las citas de Juan Pablo II son categáricas al establecer que la eutanasia está catalogada  dentro de las faltas al mandamiento, no matarás.

   VIII.      Fuentes principales que utiliza el autor: En dicho escrito, el autor hace referencia a las Sagradas Escrituras, a la Encíclica Evangelium Vitae de Juan Pablo II, además de mencionar una amplia gama de teólogos conservadores que han dejado claro que su postura personal y teológica se encuentra en contra de la eutanasia.

        IX.      Posición principal del autor: Tomando como base las perspectivas teológicas conservadoras que utiliza el autor para sustentar su artículo, y dejando claro que éste trata de lucir imparcial, pues presenta ambos puntos de vista en cuanto al tema que se toca. Su posición es una clara y directa, no está de acuerdo con la eutanasia, ya que piensa que esto es un tipo de suicidio, lo que es inmoral, ilegal e incongruente con la Ley de Dios.

           X.      Resumen: En el artículo antes mencionado, el autor le presenta a los lectores el tema de la eutanasia y el suicidio asistido como una de las situaciones sociales más debatidas en los últimos tiempos. Primeramente nos brinda varias definiciones sobre el término e incluso presenta las difertentes maneras en que es catalogada, incluyendo la definición de la Iglesia Católica de acuerdo a  los postulados de Juan Pablo II. Este teórico al establecer que expertos en el tema como lo es Stuart Mill, defienden la eutanasia sosteniendo que el hombre no puede disponer de la vida de los demás, pero sí de la suya. Dentro de este tipo de punto de vista hace referencia a la dignidad que necesitan los enfermos terminales para terminar con su vida. Dentro de este marco también nos presenta los antecedents históricos que tiene esta forma de morir y las diversas culturas que la promovían, incluyendo la visión de los golgotas, que aparece planteada en Mateo 27, 33 – 34. También hace referencia a Juan 19, 32 –33, a Plutarco, a Ambrois Paré, a Tomás Moro y F. Bacon, quien establecía que la eutanasia era un proceso de adquisición de habilidades para prestar atención a cómo el moribundo puede dejar la vida de la manera más fácil y silenciosa. Es enfático en el momento de presentar las opiniones de cómo se debe presentar el final de la vida de los seres humanos, y si la eutanasia es un derecho que adquirimos en la vida. 

        XI.      Fortalezas del artículo: En primer lugar este artículo está escrito con una estructura explicativa incomparable. El autor comienza el mismo con una dfinición de términos sobre el tema y profundizando a la verz, la explicación de los mismos. Por otro lado ha dotado el artículo con la terminología legal adecuada que utilizan tanto los defensores de l;a eutanasia, como los detractores de la misma. Esto tiene como consecuencia el que se le provea al lector una visión de imparcialidad ya quew se le plantean ambos puntos de vista en igualdad de condiciones. Por tanto el lector tiene la oportunidad no sólo de analizar el punto focal del autor, sino también el de aquellos que defienden esta proceso, amparándose en la sensibilidad y la misericordia que dse debe tener con aquel que sufre una enfermedad terminal. Es preciso señalar como una fortaleza el que el autror traiga a colación la perspectiva teológica de San Pablo II en un tema tan controversial, para sustentar sus propias opiniones. A juicio de este lector, estas son las fortalezas más visibles en este artículo.

      XII.      Debilidades del artículo: Como debilidad podemos señalar el que se presenta un análisis sobre la película Mar Adentro como un punto de partida para la discusión de este tema, tanto en el siglo pasado como en el actual, ya que esto le resta seriedad académica a la disertación escrita, por no ser este medio uno empíricamente probado y de escasa validez teológica. Por otro lado podemos señalar que aunque el autor en todo momento trata de lucir imparcial, el corte de su opinión se deja ver en todo momento, lo que a muchos lectores les puede llevar a pensar que menciona el punto de vista contrario sólo para criticarlo y no para que los mismos puedan apreciarlo en todos sus méritos, y entonces tomar una desición sobre qué postura ellos defienden. Fuera de estas dos nimiedades no existe, a juicio de este investigador ninguna otra debilidad que valga la pena mencionar.

   XIII.      ¿Logró el autor convencerte de su tesis o no? ¿Porqué?

Básicamente, el autor no tiene porqué convencer a este investigador de su tesis, ya que de antemano, este investigador no cree en la eutanasia. Es imperativo señalar que aunque muchos defienden este asesinato o suicidio asistido, argumentando que los enfermos terminales tienen derecho a morir con dignidad y a decidir cuándo, cómo y dónde deben morir, desde la perspectiva de este lector, esto no deja de ser una falta al mandamoiento de la Ley de Dios, “No matarás”. Por tanto aunque se defienda con términos legales, esta situación no deja de ser un asesinato y todos los que son creyentes y respetuosos de la Ley de Dios, no deben cuestionar el poder decisional de Dios sobre la vida y la muerte.

3 comentarios to “Critique de “Eutanasia y Suicidio Asistido””

  1. Valeria Guzmán Says:

    este tema es muy controversial y yo estoy realizando una tesis referido a éste tema; en mi grupo estamos todos deacuerdo con la eutanasua tomando en cuenta también con la ley de Dios y nosotros pensamos que se habla de un derecho a la vida y porque no a una muerte digna para evitear sufrimiento a ésta persona con enfermedad terminal; es verdad nadie es dueño de nuestra vida solo Dios, pero sólo imagínate solo el sufrimiento que lleva a ésta persona por un momento?……….ahora dime es justo que siga así?

  2. neilmcq Says:

    La eutanasia no es solamente un asunto legal sino ético. Lo moral de cual quier asunto jamás se puede basar sobre los sentimientos. Se base el moral sobre los principios éticos, los derechos de Dios, la dignidad de la persona humana y sus derechos y deberes.

    No es justo que alguien sufre especilamente hoy dia cuando tenemos los medios de reducirlo.

    El principio que el fin no justifica el medio significa que el matar debe ser un bien en si o no se puede utilizarlo aún cuando el motivo es bueno, por en si el medio es un mal.

    Alrededor de 120 veteranos se suicidan cada dia! Porque sufren debieras ayudarlos terminar sus vidas? Claro que no. Christo a dado al ser humano lo oportunidad de transformar el sufrir en un sacrificio ofrecido para el bien del otro.

    Sin dolor, el amor no tendrá sentido.

  3. paula Says:

    yo creo que este senyor tiene toda la razon.
    pobres personas las que sufern si saben que su muerte será ya o temprano.
    Quien no esté de acuerdo que se ponga en su piel

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: