SE DIFUNDAN IDEOLOGIAS QUE ENSOMBRECEN LA VERDAD

CIUDAD DEL VATICANO, 21 SEP 2007 (VIS).-Benedicto XVI recibió hoy en el palacio apostólico de Castelgandolfo a doscientos participantes en el encuentro promovido por la Internacional Democrática de Centro y Demócrata Cristiana (IDC) que preside el parlamentario italiano Pierferdinando Casini.

El Papa se dirigió al comité ejecutivo de ese organismo afirmando que ese encuentro le daba la oportunidad de reflexionar sobre algunos “valores e ideales que la tradición cristiana ha forjado o hecho más profundos en Europa o en el mundo”, como “la centralidad de la persona y el respeto de los derechos humanos, el compromiso por la paz y la promoción de la justicia para todos”.

Esos “principios fundamentales” -prosiguió- “están ligados entre sí, como demuestra la historia”, porque “cuando se violan los derechos humanos se hiere la dignidad de la persona; si la justicia vacila, la paz peligra”.

El Santo Padre alentó a los políticos a seguir “sirviendo el bien común” y a esforzarse para que “no se difundan ni refuercen las ideologías que ensombrezcan o confundan las conciencias ofreciendo una visión ilusoria de la verdad y el bien”, como “en el campo económico, donde existe una tendencia que identifica el bien con el beneficio y de esa forma disuelve la fuerza del “ethos” desde el interior”.

“Algunos piensan que la razón humana es incapaz de discernir la verdad y por tanto de perseguir el bien que corresponde a la dignidad de la persona” mientras, dijo Benedicto XVI, otros legitiman “la eliminación de la vida humana en su fase prenatal o terminal”. También es preocupante “la crisis de la familia, célula fundamental de la sociedad fundada en el matrimonio indisoluble de un hombre y una mujer”.

El Papa habló después de la “defensa de la libertad religiosa, derecho fundamental irrevocable, inalienable e inviolable” y subrayó que “el ejercicio de esa libertad abarca también el derecho de cambiar de religión, que debe garantizarse no sólo jurídicamente sino en la práctica cotidiana”.

“Hay aspiraciones y exigencias de todos los seres humanos que encuentran respuesta y comprensión solamente en Dios. No se puede excluir por tanto a Dios del horizonte del ser humano y de la historia. Por eso, hay que dar cabida al deseo común de todas las tradiciones auténticamente religiosas de mostrar públicamente su identidad, sin verse obligados a esconderla o mimetizarla”.

“El respeto de la tradición contribuye, además, -observó el Santo Padre- a desmentir el repetido reproche de haber olvidado a Dios, con el que algunas redes terroristas pretenden justificar sus amenazas a la seguridad de las sociedades occidentales. El terrorismo es un fenómeno gravísimo que, a menudo, llega a instrumentalizar a Dios y desprecia de forma injustificable la vida humana”.

Respecto al terrorismo, “la sociedad tiene derecho a defenderse, pero este derecho, como cualquier otro, se debe ejercer siempre respetando plenamente las reglas morales y jurídicas, incluso en lo concerniente a la elección de los objetivos y los medios. En los sistemas democráticos el uso de la fuerza no justifica jamás la renuncia a los principios del estado de derecho”.

A este respecto, “la doctrina social de la Iglesia ofrece elementos de reflexión útiles para promover la seguridad y la justicia en ámbito nacional e internacional, partiendo de la razón, del derecho natural y también del Evangelio”.

“La Iglesia sabe -dijo el Papa- que no le corresponde a ella misma hacer valer políticamente su doctrina, ya que su objetivo es servir a la formación de la conciencia en la política y contribuir a que crezca la percepción de las verdaderas exigencias de la justicia y, al mismo tiempo, la disponibilidad para actuar conforme a ellas, aun cuando esto estuviera en contraste con situaciones de intereses personales”.

“La Iglesia pide a cuantos comparten la fe en Cristo que den testimonio de ella hoy, con un valor y una generosidad todavía más grandes. La coherencia de los cristianos es también indispensable efectivamente en la vida política para que la “sal” del compromiso apostólico no pierda su sabor”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: