La preocupación del Papa y de la Santa Sede por la cuestión nuclear

Declaraciones del presidente del Pontificio Consejo Justicia y Paz

CIUDAD DEL VATICANO, jueves, 16 agosto 2007 (ZENIT.org).- «El equilibrio del terror» basado en la «estrategia de la disuasión» y en las armas nucleares no es garantía, sino amenaza para la paz, advierte el presidente del Pontificio Consejo Justicia y Paz.

El cardenal Renato Martino profundizó, en «Radio Vaticana», en las palabras del Ángelus pronunciado el 29 de julio por Benedicto XVI con ocasión del 50º aniversario del Estatuto de la Agencia Internacional para la Energía Atómica (AIEN).

Ese día el Papa advirtió de la urgencia del «compromiso por alentar la no proliferación de armas nucleares, promover un progresivo y compartido desarme nuclear y favorecer el uso pacífico y seguro de la tecnología nuclear a favor de un auténtico desarrollo».

Desde el inicio de su pontificado, Benedicto XVI se ha mostrado sensible a la cuestión nuclear siguiendo las huellas de sus predecesores –recalca el cardenal Martino en la emisora pontificia–; «retoma y articula las enseñanzas de Juan XXIII, Pablo VI y Juan Pablo II, y del Concilio Vaticano II, desarrollando la doctrina social de la Iglesia sobre la cuestión nuclear».

Y es que tanto los Papas como los padres del Concilio «han sido solícitos en denunciar los riesgos ligados a las armas nucleares en cuanto éstas se han convertido en una trágica realidad para la familia humana», y también a nivel local la Iglesia católica hay estado siempre entre los protagonistas del debate público sobre el tema nuclear, subraya el purpurado italiano.

A esto se suma el compromiso diplomático de la Santa Sede, profuso también en el marco de la AIEN -de la que es miembro fundador- y de las organizaciones regionales e internacionales.

«A nivel personal, la cuestión nuclear me ha implicado mucho en los dieciséis años que he pasado en Nueva York como observador permanente de la Santa Sede ante las Naciones Unidas –reconoce el cardenal Martino–, y me sigue comprometiendo como presidente del Pontificio Consejo Justicia y Paz», dicasterio que se ocupa en especial de paz, desarme y derechos humanos.

«En todos los años que estuve en Nueva York, intervine sobre el desarme en el Primer Comité de la Asamblea General», señala el purpurado, apuntando la especial resonancia de una intervención en la que afirmó: «las armas nucleares son incompatibles con la paz que auspiciamos para el siglo XXI».

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: