DECLARACION COMUN DEL PAPA Y SU BEATITUD CHRYSOSTOMOS II

CIUDAD DEL VATICANO, 16 JUN 2007 (VIS).-Después del encuentro privado de esta mañana y del intercambio de discursos, el Papa y Su Beatitud Chrysostomos II firmaron una Declaración Común en presencia de los miembros de las delegaciones ortodoxa chipriota y católica.

Benedicto XVI y el arzobispo de Nueva Justiniana y de todo Chipre declaran su “sincera y fraterna disposición, en obediencia a la voluntad de Nuestro Señor Jesucristo, de intensificar la búsqueda de la plena unidad de todos los cristianos. (…) Deseamos que los fieles católicos y ortodoxos de Chipre vivan fraternamente y en plena solidaridad. (…) Queremos sostener y promover el diálogo teológico, que por medio de la competente Comisión Internacional afrontarás las cuestiones más arduas que han marcado las vicisitudes históricas de la división. Es necesario llegar a un sustancial acuerdo para la plena comunión en la fe, en la vida sacramental y en el ejercicio del ministerio pastoral”.

Durante su encuentro, el Santo Padre y Su Beatitud Chrysostomos II afirman que han “examinado la situación de divisiones y tensiones que caracterizan desde más de treinta años a la Isla de Chipre, con los trágicos problemas cotidianos que menoscaban también la vida de nuestras comunidades y de las familias”. También han considerado “la situación de Oriente Medio, donde la guerra y los contrastes entre los pueblos corren el riesgo de extenderse con desastrosas consecuencias. Hemos invocado la paz “que viene del alto”. Nuestras Iglesias quieren desarrollar un papel de pacificación en la justicia y en la solidaridad y, para que todo esto se realice, deseamos promover las relaciones fraternas entre todos los cristianos y un diálogo leal entre las diversas religiones presentes en la Región”.

Tras realizar un llamamiento al abandono de las armas a todos los que las usan “contra los propios hermanos”, invitan a “hacer lo posible para que los derechos humanos sean defendidos siempre, en todas las naciones” y entre ellos, “el primario es el de la libertad religiosa. No respetarlo -escriben- constituye una gravísima ofensa a la dignidad humana. (…) Y profanar, destruir y saquear los lugares de culto de cualquier religión, representa un acto contra la humanidad y la civilización de los pueblos”.

“En un tiempo de creciente secularización y de relativismo, católicos y ortodoxos en Europa están llamados a ofrecer un testimonio común renovado sobre los valores éticos”. Refiriéndose a la Unión Europea, subrayan que “no podrá limitarse a una cooperación meramente económica; necesita bases culturales sólidas, referencias éticas compartidas y apertura a la dimensión religiosa. Hay que vivificar las raíces cristianas de Europa, que han hecho grande su civilización en los siglos, y reconocer que la tradición cristiana occidental y la oriental tienen en este sentido una tarea común importante”.

El Papa y el arzobispo de Nueva Justiniana y de todo Chipre señalan que “el rico patrimonio de fe y la sólida tradición cristiana de nuestras tierras, deben llevar a católicos y ortodoxos a un renovado impulso en anunciar el Evangelio a nuestro tiempo, para ser fieles a nuestra vocación cristiana y en responder a las exigencias del mundo actual”.

Por lo que concierne a los temas relacionados con la bioética, manifiestan “seria preocupación por el modo en que “son afrontadas”. En este contexto, afirman que “la explotación del ser humano, las experimentaciones abusivas, los experimentos de una genética que no respeta los valores éticos suponen una ofensa a la vida, atentan a la incolumidad y a la dignidad de todos las personas y no pueden ni deben ser justificadas o permitidos en ningún momento de su existencia”.

El Santo Padre y Su Beatitud Chrysostomos II invitan a los responsables de las naciones “a favorecer y promover una justa distribución de los recursos de la tierra, siendo solidarios con los pobres y con todos los indigentes del mondo”.

Al final de la declaración, expresan su preocupación por “el riesgo de la destrucción de la creación”. En este contexto subrayan que el ambiente “exige respeto y tutela por parte de todos los que lo habitan”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: